¿Qué es Self Realization Fellowship?

En 1920, Paramahansa Yogananda viajó desde la India a representar a su país como delegado en un congreso internacional de líderes religiosos que tuvo lugar en Boston. Poco después de su llegada a los Estados Unidos fundó Self-Realization Fellowship, a fin de que también el mundo occidental pudiese conocer la antigua enseñanza de Kriya Yoga. Hoy día, Self-Realization Fellowship cuenta con centros y grupos de meditación en los cinco continentes.

Durante más de treinta años, Paramahansa Yogananda vivió en el Occidente impartiendo sus enseñanzas; en ese lapso, viajó extensamente por los Estados Unidos y el extranjero, dando conferencias en las principales ciudades e iniciando a miles de estudiantes sinceros en la ciencia de Kriya Yoga. Las conferencias y clases que dio se transcribieron y, bajo su dirección, se recopilaron para constituir las lecciones de Self-Realization Fellowship. Dedicó también largo tiempo a escribir diversas obras, entre ellas la “Autobiografía de un Yogui”, mediante las cuales numerosas almas se han familiarizado con las infinitas posibilidades que ofrece el Yoga.

Tanto en aquel tiempo como en la actualidad, la mayoría de los estudiantes de las lecciones son personas con responsabilidades familiares y laborales quienes, mediante las enseñanzas de Self-Realization Fellowship, aprenden a equilibrar las actividades de la vida gracias a la meditación. Como resultado de ello, no sólo encuentran satisfacción espiritual, sino que además son capaces de enfrentar sus tareas con mayor entusiasmo y eficacia.

Durante su existencia, Paramahansa Yogananda aceptó también entrenar a todos aquellos estudiantes que deseaban dedicar su vida a la meditación y al servicio de los demás como miembros monásticos de la Orden de Self-Realization. La obra espiritual y humanitaria que iniciara Paramahansa Yogananda continúa hoy bajo la dirección de los discípulos que él entrenó personalmente para llevar a cabo su obra, encabezados por Sri Daya Mata, presidenta de Self-Realization Fellowship.

Los monjes y monjas de la Orden realizan diversas tareas en los ashrams de Self-Realization Fellowship y visitan los templos y centros de meditación de S.R.F. esparcidos por todo el mundo, para dar conferencias y clases. Además de ofrecer asesoramiento individual y colectivo sobre las enseñanzas durante estas visitas, también guían por correspondencia a miles de estudiantes, cada mes, desde la Sede Central.

En un ambiente similar al del ashram, los estudiantes y amigos de Self-Realization Fellowship pueden disfrutar de períodos de renovación espiritual, permaneciendo desde unos pocos días hasta dos semanas en la casa para retiros de S.R.F. en Encinitas (California), la cual está situada a 160 kilómetros al sur de Los Ángeles, y goza de una amplia vista panorámica del Océano Pacífico. Varias veces al año, los discípulos monásticos dirigen también retiros espirituales en otras ciudades de los Estados Unidos y del mundo.

Mediante su servicio de alcance mundial, Self-Realization Fellowship procura despertar en cada persona un mejor entendimiento de la armonía que es inherente a todas las religiones verdaderas, y contribuir a que en el mundo se exprese más plenamente el amor que une a los seres humanos cuando realizan su identidad con Dios.

Metas de Self Realization Fellowship

  • Divulgar entre todas las naciones el conocimiento de técnicas científicas definidas, mediante cuya aplicación es posible comulgar en forma personal y directa con Dios.
  • Enseñar a la humanidad que el propósito de la existencia consiste en expandir nuestras limitadas conciencias mortales a través del esfuerzo personal, hasta identificarlas con la Conciencia Divina. Establecer templos de Self-Realization Fellowship en toda la tierra: entidades destinadas a practicar la comunión con Dios y a estimular a los seres humanos a erigir templos individuales dedicados al Señor, tanto en sus hogares como en sus propios corazones.
  • Revelar la completa armonía y la unidad básica existentes entre las enseñanzas del cristianismo y las del yoga, tal como fueron formuladas originalmente por Jesucristo y por Bhagavan Krishna, respectivamente; y demostrar que las verdades contenidas en dichas enseñanzas constituyen los fundamentos científicos comunes a toda religión verdadera.
  • Destacar la senda de la práctica diaria de la meditación en Dios “meditación espiritual y científica” como la única autopista divina, en la cual desembocan finalmente las vías de todas las creencias religiosas verdaderas.
  • Liberar a la humanidad del triple sufrimiento que la agobia: las enfermedades físicas, los conflictos mentales y la ignorancia espiritual.
  • Estimular la práctica de la “simplicidad en el vivir y nobleza en el pensar”, difundiendo al mismo tiempo un espíritu de confraternidad entre todos los pueblos, mediante la enseñanza del eterno principio que les une: su común filiación divina.
  • Demostrar la superioridad de la mente sobre el cuerpo, y del alma sobre la mente.
  • Conquistar el mal con el bien, el sufrimiento con el gozo, la crueldad con la bondad y la ignorancia con la sabiduría.
  • Unir la ciencia con la religión, mediante la comprensión de la unidad existente entre los principios básicos de ambas.
  • Promover el entendimiento cultural y espiritual entre Oriente y Occidente, fomentando el intercambio mutuo de las mejores cualidades de ambos.
  • Servir a la humanidad, considerándola como nuestro propio Ser universal.