Yogananda_ultima_sonrisa

A continuación, me dijo: » ¿Te das cuenta de que en unas cuantas horas más, habré abandonado este cuerpo? »

«Maestro ¿Qué haremos sin usted? Usted es el diamante que resplandece en el anillo de nuestros corazones y de su sociedad. ¿Qué valor tendrá el anillo, si se ve privado de su hermoso diamante? » Y aquel bhakta respondió «Recuerda lo siguiente: cuando me haya marchado, sólo el amor podrá reemplazarme. Permanece absorta en el amor de Dios día y noche, y ofrece ese amor a todos los demás».

Y fue así como, esa noche, sus últimas palabras en la tierra se refirieron a Dios y a la India.

Al concluir, citó la estrofa de su poema «Mi India»;» Allí donde el Ganges, los bosques, las cuevas del Himalaya y los hombres sueñan con Dios, santificado estoy: ¡mi cuerpo ha tocado ese suelo! «Tras pronunciar esas últimas palabras, elevó los ojos al centro Kutasha y se deslizó lentamente hacia el suelo.

Libro: Solo Amor

Sri Daya Mata