Categoría Lecturas

Feb
5

Ver contenido en el seguiente enlace: 100 años del nacimiento de Ma.

Dic
2

Por Sri Daya Mata, del libro El Gozo que buscas está en tu interior.

Sri-Daya-Mata
El mensaje de Jesucristo es tan importante, vital y aplicable hoy en día como lo fue hace veinte siglos. La Navidad debería recordarnos ese mensaje imperecedero e inspirarnos nuevamente con la evocación de la bienaventurada vida de Jesús.
(..) ¿Por qué adoramos a Jesucristo? Ciertamente, no es por los logros mundanos que con frecuencia se asocian al éxito en el plano terrenal: Jesús no poseía bienes o riquezas materiales y tampoco tuvo una educación formal. Él experimentó lo que significa luchar y sufrir; sus amigos le abandonaron y fue crucificado. Sin embargo, gracias a que su conciencia moraba en Dios y al resplandeciente ejemplo de dulzura y humildad que fue su vida, Jesús ha perdurado como una fulgurante estrella de Oriente que ilumina los cielos de todos los seres humanos; no sólo de quienes han abrazado la teología externa del cristianismo, sino de todas las almas del mundo que se esfuerzan intensamente por conocer a Dios.
Yo solía pensar que Jesús era un extraño, un ser a quien era imposible acercarse porque estaba por completo fuera de mi alcance. Pero el Maestro se refirió a Dios y a Cristo con palabras tan sencillas, sinceras, personales y fervientes que todos sentíamos que también nosotros podríamos comunicarnos y relacionarnos con Ellos de una forma personal.
Compartiré con todos los aquí reunidos algunas reflexiones referentes a la Navidad expresadas por nuestro Gurú en 1935. Cuando estuvo en la India, nos escribió:
“Amados devotos y amigos de Self-Realization Fellowship:
En esta sagrada época navideña, mi cuerpo se encuentra lejos, en la India, y por lo tanto celebraré la Navidad con ustedes en el gozo de Cristo, o en el gozo de Krishna (como se lo conoce en la India), siempre omnipresente en sus corazones…
Mi Krishna y mi Cristo, unidos siempre en el Espíritu, nacerán otra vez en mí, en el nuevo gozo que experimentaré al amanecer del día de Navidad.
Qué otro presente podría ofrecerles en este momento, sino el más precioso de todos los regalos: el gozo de Cristo y de Krishna unidos, que recibiré en la alborada de la Navidad y que les enviaré a través de mi meditación profunda.
Sumérjanse profundamente en su Ser interior, y busquen en las enmarañadas raíces del árbol de su devoción, enterradas en el suelo de la meditación, mi oculto obsequio supremo, atado con la cinta dorada de mi recuerdo siempre ardiente del amor que todos ustedes me profesan”.
Quiera Dios que cada Navidad experimentes la divina Conciencia Crística en tu propia conciencia. Pues tal como Guruji afirmó:
“La Navidad aspira a ser una celebración por medio de la cual el devoto pueda encontrar el espíritu de Cristo manifestándose en su propia conciencia. En la Navidad que se aproxima, piensa primero cómo puedes comulgar profundamente con Cristo. El propósito de observar el aniversario de su nacimiento consiste en pensar profundamente en aquel cuya vida ha sido venerada por la humanidad a lo largo de veinte siglos”.

Nov
27

fondo_arbol_navidad_dorado

Durante la época de Navidad que se avecina, abre un nuevo portal de sublime devoción para que la Omnipresencia Crística pueda acudir de nuevo a tu conciencia. Cada día, cada hora, en cada dorado instante, Cristo ha estado llamando a los oscuros portales de tu ignorancia. Ahora en este sagrado y augusto amanecer, Cristo viene de manera especial en respuesta a tu llamado interior, a fin de despertar dentro de ti su Conciencia Crística Omnipresente.

Paramahansa Yogananda.

El día sábado 14 de diciembre de 10 a 18 hs. Celebraremos la Meditación de Navidad de todo el día.
En divina amistad.
Centro Buenos Aires.

Oct
6

¿Escuchaste alguna vez la historia de las circunstancias extraordinarias en las cuales tu padre se convirtió en discípulo de Lahiri Mahasaya?-Abinash me hizo esta provocativa pregunta una tranquila tarde de verano, mientras departíamos, él y yo, en el patio de mi casa-. Sacudí la cabeza, con una sonrisa expectante. Abinash Babu inició su relato:
“Años atrás, antes de tu nacimiento, le pedí autorización a mi jefe- tu padre- para ausentarme de la oficina por una semana, con el fin de visitar a mi gurú en Benarés. Tu padre ridiculizó mis proyectos.
“- ¿Has de convertirte en un fanático de la fe?- me preguntó-.Si deseas progresar, concéntrate, más bien en tu trabajo.
“Al retornar tristemente a casa aquella tarde, me encontré con tu padre en una senda del bosque. Abandonando su palanquín y despidiendo a sus sirvientes, unió él sus pasos a los míos. Mientras se esforzaba por consolarme, destacando las ventajas de luchar por el éxito, yo le escuchaba distraídamente, repitiendo en mi corazón: ¡Lahiri Mahasaya! ¡No puedo continuar viviendo sin verte! Nuestro camino nos condujo a los lindes de una apacible pradera, en la cual ondulaban altas hierbas silvestres, coronadas por los últimos rayos de la tarde. Nos detuvimos, admirados. ¡Y allí, en medio de la pradera, a sólo unos pocos metros de distancia, apareció súbitamente mi gurú!
“Eres demasiado severo con tu empleado, Bhagabati»
“Atónitos escuchamos estas palabras resonar en nuestros oídos, luego de lo cual la figura de Lahiri Mahasaya se desvaneció, tan misteriosamente como había aparecido. Tu padre, estupefacto, permaneció inmóvil, mientras yo cayendo de rodillas, exclamaba: ¡Lahiri Mahasaya! ¡Lahiri Mahasaya!. Luego de algunos momentos tu padre exclamó:
“No solamente te autorizo para ausentarte, Abinash, sino que también me autorizo a mí mismo para partir a Benarés mañana” ¡Debo conocer a éste gran Lahiri Mahasaya que es capaz de materializar su cuerpo a voluntad, con el objeto de interceder por ti! Llevaré a mi esposa conmigo, y le pediré al maestro que nos inicie en la senda espiritual. ¿Nos presentarás tú a él?
“¡Por cierto! – respondí, lleno de alegría ante la milagrosa respuesta a mi plegaria y la rapidez con que los eventos cambiaron favorablemente.
“Tus padres y yo partimos la noche siguiente y llegamos a Benarés al otro día. Tras recorrer cierta distancia en un carruaje tirado por caballos, nos fue menester seguir a pie a lo largo de estrechas callejuelas, hasta llegar a la escondida casa de mi gurú. Atravesando su pequeña antesala, nos inclinamos ante el maestro, quien se encontraba sentado en la postura de loto, como era su costumbre. Al vernos, Lahiri Mahasaya parpadeó y luego, fijando su penetrante mirada en tu padre, le dijo:
“Eres demasiado severo con tu empleado, ¡Bhagabati!
“Eran l estas las mismas palabras que habíamos escuchado de él dos días antes, en la pradera. Y agregó:
“Me alegra que hayas permitido a Abinash visitarme, y que tú y tu esposa le hayan acompañado.” Tus padres felices, recibieron de él la iniciación en la práctica espiritual de Kriya Yoga. Y desde aquel inmemorable día de la aparición, tu padre y yo no sólo hemos sido condiscípulos, sino también íntimos amigos. Lahiri Mahasaya, por su parte, manifestó un interés especial en relación con tu nacimiento. Sin duda tu vida está ligada a la suya; las bendiciones del maestro nunca fallan.

Autobiografía de un Yogui.
Paramahansa Yogananda.

Jul
29

Mahavatar Babaji

Categorías: Lecturas

El hecho de que no existan referencias históricas acerca de Babaji no debe sorprendernos. El gran gurú nunca ha aparecido ostensiblemente en ningún siglo; el equívoco brillo de la publicidad no ha tenido lugar alguno en sus planes milenarios. Como el mismo Creador, el único aunque silencioso Poder, Babaji labora en una humilde invisibilidad.

Los grandes profetas como Cristo y Krishna, vinieron a la Tierra con un propósito específico y espectacular, y se marcharon después de haberlo cumplido. Otros avatares como Babaji, asumen ciertas misiones relacionadas más bien con el progreso evolutivo del hombre a través de los siglos, y no con un determinado hecho histórico sobresaliente. Tales maestros se ocultan siempre de las burdas miradas de la masa, teniendo el poder de hacerse invisibles a voluntad. Por estas razones, y porque generalmente instruyen a sus discípulos para que mantengan silencio respecto a ellos, un cierto número de grandes figuras espirituales permanecen desconocidas para el mundo.

No se han descubierto datos concretos acerca de la familia de Babaji o del lugar de su nacimiento, datos tan caros para el historiador. Babaji habla generalmente en hindi, pero puede conversar con facilidad en cualquier idioma. Él ha adoptado el sencillo nombre de Babaji (Reverendo Padre); otros títulos de respeto que le han dado los discípulos de Lahiri Mahasaya son: Mahamuni Babaji Maharaj (supremo maestro extático); Maha Yogui (el más grande de los yoguis);

“Cada vez que un devoto pronuncia con reverencia el nombre de Babaji – decía Lahiri Mahasaya -, recibe instantáneamente una bendición espiritual “

 

AUTOBIOGRAFÍA DE UN YOGUI

Paramahansa Yogananda