« ¿Es acaso un diamante menos valioso por hallarse cubierto de lodo? Dios ve la inmutable belleza de nuestra alma; El sabe que no somos nuestros errores. »